Skip to content

19 octubre DÍA INTERNACIONAL DEL CÁNCER DE MAMA

octubre 19, 2012
by

Qué mejor  testimonio que el escrito por un paciente con cáncer ante su madre, también paciente de cáncer (de mama), para un día como hoy.

SEXTO CICLO

“Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y ocho, Estamos en el octavo día de la última quimio que le han dado a mi madre. La sexta. La última. El último ciclo de los seis que tenían que darle. Ahora vendrá la operación cuando la avisen, pero eso ya llegará.
Ahora mismo está en los días claves, en los que todos los niveles de la sangre están por el suelo y pueden bajar más.
Algunos ya sabéis lo mal que lo ha pasado con la quimio y el sufrimiento que ha sido cada ciclo, cada uno que le daban le decía al médico que ya no quería más, pero en cuanto se encontraba recuperada iba al por el siguiente. ¡Ánimo ama, ya estás en el último!
Ayer se levanto por la mañana (esto parece lo normal, pero no lo es, ya que ha habido muchos días que se ha levantado por la tarde y muchos otros que no se ha levantado), y se tumbó en el sofá. A medida que iba pasando el tiempo cada vez estaba más nerviosa porque mi padre no se levantaba y había que hacer un montón de cosas. El no poder hacer nada por falta de fuerzas a mi madre la revienta. Se pone muy nerviosa. Luego hemos tenido una conversación y parece que se ha quedado algo más tranquila.
Por la tarde he salido con mi padre a dar un paseo por el molino de Aixerrota. Hoy he preferido salir solo con él, así hemos podido charlar un rato de esas cosas que hablan los hijos con los padres, ya sabéis, de cómo se encuentra mi madre, de cómo me encontraba yo, mi tema del sueño y del dormir (este ha sido un buen debate), del curro de mi padre (ya sabéis que ha tenido que cerrar la tienda), del sabor de los helados, de lo perjudiciales que son las txutxes pero lo buenas que están… bueno de esas cosillas. Y de repente suena el móvil, un mensaje de mi madre: “38.3 No tardéis mucho”.
Llegamos a casa y cuando entramos en su habitación estaba tapada hasta las cejas, con 50º en la habitación, que ríete tú de la temperatura de Murcia. La sábana, un edredón, la colcha y por si fuera poco tenía la bata puesta por encima. ¡Pero tú estás loca! Le he subido la persiana, le he abierto la ventana y le quitado toda la ropa que tenia encima, solo le he dejado la sábana. ¡Así se baja la fiebre! ¡O ya no te acuerdas!
¡Cuántas veces me lo ha hecho ella a mi! Ya sabéis que cuando se tiene fiebre, la sensación de frio es espantosa. Bueno, pues no me ha dicho nada, solo me ha mirado y me ha dicho: – A la bañera con agua tibia no voy ni loca.
A la media hora su temperatura ya era normal. Y es que un ibuprofeno ayuda, pero hay ciertas medidas que son fundamentales.
Ama, con todo el cariño, ¡donde las dan, las toman!”
Tomás.
 COMUNICADO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE CÁNCER DEMAMA

Madrid, 10 de septiembre de 2012

Tras las informaciones difundidas en diferentes medios de comunicación, que hacen referencia a la posibilidad de que los programas de cribado mediante mamografías puedan verse afectados por la reestructuración de la cartera básica de servicios que tiene prevista el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), que integra a 37 asociaciones de mujeres con cáncer de mama, desea puntualizar que:

1.   La mamografía es hoy por hoy la mejor alternativa disponible para el diagnóstico precoz de cáncer de mama y, por tanto, para mejorar el pronóstico de la enfermedad, reduciendo por tanto la mortalidad causada por esta enfermedad. El hecho que de que elcáncer de mama sea uno de los tumores con mejor pronóstico radica, en gran medida, en su detección en fases tempranas mediante mamografía.

Cuando un tumor se diagnostica en estadios iniciales gracias a una detección precoz, mejoran las expectativas de vida, se evitan o alivian intervenciones agresivas y mejora la calidad de vida de las mujeres diagnosticadas de esa enfermedad.

2.   La implantación de programas de cribado en todas las comunidades autónomas es uno de los logros más importantes en cuanto a políticas de diagnóstico precoz de la enfermedad existentes en nuestro país. La calidad de su realización es continuamente evaluada por los servicios sanitarios de las distintas CCAA, en la cual están implicados profesionales sanitarios de la Administración, de los hospitales y de los centros de salud de nuestro país.

3.   La Federación Española de Cáncer de Mama defiende, desde su creación, que los programas  de detección precoz de cáncer de mama sean promovidos por el sistema público de salud, con acceso gratuito, continuados en el tiempo, dotados de los recursos necesarios con controles de calidad, desarrollados por personal formado y evaluados en sus resultados, incluyendo los índices de participación.

4.   Las mujeres que conocemos el cáncer de mama porque vivimos con él todos los días del año y que nos hemos organizado en Asociaciones de mujeres –pacientes-, tenemos como uno de nuestros objetivos básicos el de concienciar a la sociedad y especialmente a las mujeres de la importancia de la detección precoz del cáncerde mama y de su participación en las campañas de detección precoz promovidas por el Sistema Nacional de Salud.

5.   La Federación Española de Cáncer de Mama es consciente de la necesidad de políticas de control del gasto público, pero sin que las medidas de ahorro y control vayan contra la calidad de los servicios y las prestaciones al paciente oncológico.

6.   Las mujeres con cáncer de mama, como usuarias de la sanidad, apoyan y defienden la sanidad pública, universal y gratuita que debe continuar siendo un elemento estratégico de cohesión social y de igualdad.

7.   Lamentaríamos que una decisión precipitada borrara los esfuerzos de las administraciones sanitarias promoviendo las Campañas de detección precoz de cáncerde mama, los esfuerzos de muchas mujeres que han trabajado por desarrollar y mejorar los resultados de esas Campañas y el trabajo de los profesionales de la sanidad, formados y comprometidos con la detección precoz del cáncer de mamamediante los programas de cribado mediante mamografías.

Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA)

Anuncios
25 comentarios
  1. octubre 19, 2012 05:42

    Debajo de las palabras
    bulle  el silencio
    y la nota extraviada
    de una trompeta
    desgarra el aire.

    La vida se va en bucles
    calles abajo
    y el tiempo se nos muestra
    con sus dolores.

    Atrás queda adelante
    y allí no hay nada:
    solo un silencio inmenso
    que nos atrapa.

  2. Tomás permalink
    octubre 19, 2012 07:59

  3. Alboka permalink
    octubre 19, 2012 16:42

  4. Alboka permalink
    octubre 19, 2012 16:54

  5. octubre 19, 2012 18:40

  6. octubre 19, 2012 18:42

  7. La dama del malecón permalink
    octubre 19, 2012 18:46

    Madrugar por las mañanas, coger el coche, ir al trabajo, fichar, desayunar con los compañeros, tener una reunión… La ‘aburrida’ rutina puede suponer la vuelta a la normalidad para muchas mujeres que han tenido cáncer de mama. No todas lo tienen fácil, no todas pueden o quieren volver a hacer lo mismo de antes, no hay recetas únicas; cada una de ellas tiene su propia historia. Fisioterapeutas, empleadas de la limpieza, reponedoras en supermercados, peluqueras, vigilantes de seguridad… Hay cientos de profesiones que requieren un cierto esfuerzo físico que no siempre es posible después de los tratamientos oncológicos. A ellas se suman las que son sutilmente despedidas de su empleo cuando se reincorporan de la baja.

    Ni la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), ni el sindicato UGT tienen constancia de despidos causados por esta enfermedad (que en este 19 de octubre celebra su día mundial); pero Begoña de Cevallos, responsable del departamento de Trabajo Social de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en Madrid, ha visto más de un caso en su consulta. “Es difícil de demostrar, y muchas de ellas no quieren hablar; pero suele coincidir al reincorporarse”. Con las circunstancias actuales, admite, esto ocurre “con relativa frecuencia”.

    Coincide con su percepción Laura García Estévez, especialista en cáncer de mama del Hospital de Sanchinarro en la capital. “Hay jefes fantásticos, que permiten a las mujeres incluso compatibilizar las terapias con su jornada laboral. Pero también veo mucho estrés, gente a la que han despedido o no le han renovado el contrato”.

    Ambas coinciden también en todo lo que significa el trabajo de normalidad; de antídoto contra la enfermedad (“para no estar todo en día en casa pensando en ello”). “A quienes les apasiona su trabajo encuentran incluso un bálsamo en seguir en activo, y hacen todo lo posible por seguir, aunque tengan que ausentarse el día de la ‘quimio'”, explica la doctora García Estévez; “y eso es admirable, porque las terapias afectan mucho, y no estás al cien por cien”.

    En algunos casos, seguir al pie del cañón no es posible. Es el caso de Teresa Torres, azafata, y Manuela Soler, controladora aérea; cuyas profesiones les obligaron a coger la baja ‘por imperativo legal’. “Nuestro ritmo y horarios son muy estrictos”, reconoce Teresa; cuya empresa no le permite volar con peluca, por ejemplo. “Además, estás muy cansada, yo no podría abrir una puerta de emergencia en caso necesario”, explica.

    Ahora que está con la radioterapia, mucho más benevolente con su organismo, admite que está deseando volver a volar. “Todo lo que sea volver a la normalidad significa que estás bien”. Su compañera en la sala de control ya ha pasado ese hormigueo del primer día, esa inquietud de recién llegada; “después de dos años de inactividad, de no estar pendiente de la agenda, de los turnos…”.

    En otros casos, el cáncer marca un antes y un después en la actividad profesional. Es el caso de Ángela Moreno, que ha tenido que dejar su propia peluquería porque las secuelas de la mastectomía no le permiten seguir ejerciendo su profesión. “Yo estoy muy preparada para esto, pero no para otras cosas. ¿Qué hago a mis 51 años?”, se pregunta.

    Bajar el ritmo

    Patricia M. y Cristina Mohedano, abogada y directiva, respectivamente, han mantenido sus profesiones, aunque bajando el ritmo después del diagnóstico. “Yo no me cogí la baja durante los tratamientos, porque para mí, trabajar formaba parte de la lucha. Sin embargo, al final forcé mucho la máquina y pagué el agotamiento. Después de ocho años luchando contra el cáncer he tenido que bajar el ritmo. No tengo la misma energía que antes”.

    Las repercusiones de la enfermedad pueden ser también mucho más sutiles. Trinidad López (enfermera sevillana) y Encarnación Martín, pintora; lo han notado directamente en sus profesiones. “Poder vivir en primera persona del lado del paciente me ha permitido cambiar mi forma de trabajar; estar más pendiente de ellos, de acompañarles; y tratar de no repetir algunos errores, como hacer comentarios inadecuados delante de ellos”, explica.

    Nana Martín, psicóloga además de pintora, reconoce que mantener una actividad profesional durante los tratamientos es positivo. Aunque añade un matiz: “Es importante adaptar ese trabajo a la nueva situación, hacerlo ergonómicamente, adaptándolo al cansancio y a los descansos que necesitamos los pacientes”, explica.

    A su juicio, a veces es fácil desde fuera minimizar las secuelas de las terapias; pero es necesario que el entorno, tanto familiar como laboral, sea consciente de esas necesidades emocionales, de esas alteraciones del ánimo. “Trabajar es muy útil para la autoestima, para sentirse útil, pero supone un doble esfuerzo. Si quieren que sigas rindiendo es fundamental tener apoyo psicológico en los momentos más duros”.

  8. Desde dónde nos siguen permalink
    octubre 19, 2012 19:11

    19 de octubre de @ 20:05 : Astrabudúa, ES
    19 de octubre de @ 20:03 : Juarez, MX
    19 de octubre de @ 20:03 : Maracaibo, VE
    19 de octubre de @ 20:02 : Mexico, MX
    19 de octubre de @ 20:01 : Madrid, ES
    19 de octubre de @ 19:59 : San Salvador, SV
    19 de octubre de @ 19:59 : Monterrey, MX
    19 de octubre de @ 19:59 : Buenos Aires, AR
    19 de octubre de @ 19:57 : San Salvador De Jujuy, AR
    19 de octubre de @ 19:53 : La Paz, BO
    19 de octubre de @ 19:50 : Parana, AR
    19 de octubre de @ 19:50 : Guanajuato, MX
    19 de octubre de @ 19:50 : Hermosillo, MX
    19 de octubre de @ 19:50 : Rosario, AR

  9. 'Los recortes no pueden ir en contra del paciente' permalink
    octubre 20, 2012 09:00

    ‘Los recortes no pueden ir en contra del paciente’

    Roswitha Britz lleva pocos meses como presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), pero en este tiempo ya sabe lo que es fajarse con algunos políticos, que susurran en voz baja la posibilidad de excluir las mamografías de la cartera básica de servicios. La defensa a ultranza de este método de diagnóstico precoz es uno de los caballos de batalla de la asociación que preside, pero no el único. Que todas las mujeres con esta enfermedad tengan los mismos derechos en toda España está también presente en sus reivindicaciones con motivo del día mundial del cáncer de mama, que se celebra en todo el mundo el 19 de octubre.

    – Pregunta: ¿Cuál es hoy por hoy la principal demanda de las mujeres con cáncer de mama?

    – Respuesta: Con más firmeza que nunca, insistimos en la importancia de la detección precoz. Demandamos que los programas de detección precoz se hagan bajo la tutela del Sistema Público de Salud. Manifestamos nuestra seria preocupación por la posibilidad de poner en riesgo los programas de cribado mediante mamografías. Las medidas de ahorro no pueden ni deben ir en contra de la calidad de los servicios y las prestaciones al paciente oncológico.

    Trabajamos para que no exista discriminación territorial en el acceso a lo mejores diagnósticos y tratamientos y reclamamos que el modelo de gestión descentralizada de la sanidad española no rompa la unidad del sistema público ni ponga en riesgo el actual catálogo de prestaciones sanitarias. Con mayor exigencia, defendemos la sostenibilidad y la suficiencia del Sistema Nacional de Salud, y que la sanidad española siga siendo pública, universal y gratuita, una sanidad, que sea elemento de cohesión social y de igualdad, que se sustente en la progresión de los impuestos y en la solidaridad y que no se quiebre o se ponga en cuestión el principio del derecho universal a la salud.

    A las mujeres-pacientes de cáncer de mama, como usuarias de la sanidad, nos preocupa su financiación actual y futura, pero los recortes presupuestarios en sanidad y las medidas de ajuste no pueden ir contra la investigación ni contra los servicios y prestaciones. La calidad de los diagnósticos, de las terapias y de los tratamientos no puede ser negociable.

    – Pregunta: Sin embargo, algunos políticos han sugerido la posibilidad de excluir las mamografías de la cartera de servicios, ¿cuál es vuestra postura?

    – Respuesta: La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) defiende, desde su creación, que los programas de detección precoz de cáncer de mama sean promovidos por el sistema público de salud, con acceso gratuito, continuados en el tiempo, dotados de los recursos necesarios, con controles de calidad, desarrolladas por personal formado y evaluados en sus resultados, incluyendo los índices de participación.

    Lamentaríamos que una decisión precipitada borrara los esfuerzos de las administraciones sanitarias promoviendo las campañas de detección precoz de cáncer de mama, los esfuerzos de muchas mujeres que han trabajado por desarrollar y mejorar los resultados de esas campañas y los esfuerzos de los profesionales de la sanidad, formados y comprometidos con la detección precoz del cáncer de mama mediante los programas de cribado mediante mamografías.

    FECMA es consciente de la necesidad de políticas de control del gasto público, pero sin que las medidas de ahorro y control vayan contra la calidad de los servicios y las prestaciones al paciente oncológico.

    La mamografía es hoy la mejor alternativa disponible para el diagnóstico precoz de cáncer de mama y, por tanto, para mejorar el pronóstico de la enfermedad, reduciendo la mortalidad causada por esta enfermedad. El hecho de que de que el cáncer de mama sea uno de los tumores con mejor pronóstico radica, en gran medida, en su detección en fases tempranas mediante mamografía.

    La implantación de programas de cribado en todas las comunidades autónomas es uno de los logros más importantes en cuanto a políticas de diagnóstico precoz de la enfermedad existentes en nuestro país. La calidad de su realización es continuamente evaluada por los servicios sanitarios de las distintas CCAA, en la cual están implicados profesionales sanitarios de la administración, de los hospitales y de los centros de salud.

    – Pregunta: ¿Ha detectado FECMA cómo están afectando los recortes a este colectivo?

    – Respuesta: No percibimos que existan mayores o nuevas dificultades en el acceso a los fármacos, aunque no somos los pacientes quienes prescribimos, sino los profesionales de la salud. No ha mejorado el problema de las listas de espera, aunque los recortes pueden agudizar este problema concreto. Los riesgos y recortes están afectando a determinados proyectos de investigación y por ello a los ensayos clínicos que un proyecto de investigación requiere en ocasiones.

    – Pregunta: Y en el terreno laboral, ¿tienen más dificultades las pacientes para reincorporarse a su puesto con la crisis?

    – Respuesta: Nadie se arriesga a plantear expresamente problemas para que una persona con cáncer de mama pueda acudir a las consultas o a recibir los tratamientos que requiera. Pero en la práctica, las personas afectadas temen que, a medio plazo, esas ausencias por tener que asistir a las consultas o a recibir los tratamientos, puedan tener consecuencias en la continuidad en su puesto de trabajo o afectar en su promoción profesional.

    – Pregunta: ¿Depende el tratamiento de la Comunidad Autónoma donde viva cada mujer?

    – Respuesta: Quienes fomentamos el movimiento asociativo de pacientes con cáncer de mama, lo hacemos desde la convicción de su utilidad y estamos atentas a los cambios que se producen en la sociedad en relación con los derechos de los usuarios de la sanidad y a las posibles diferencias territoriales que puedan aparecer como consecuencia de la transferencia de las competencias de la sanidad pública a las Comunidades Autónomas. Nos preocupa cualquier discriminación, incluidas las derivadas por el lugar de residencia. Por ello reclamamos que todas las mujeres tengan una atención de calidad en todas las fases del proceso del cáncer de mama. Es nuestra forma de ayudar a las mujeres con esa enfermedad. El Sistema Nacional de Salud es uno solo, sobre la base de que la salud es un derecho universal constitucionalmente vigente. 

    – Pregunta: ¿Cuál es vuestro mensaje para este 19 de octubre?

    – Respuesta: El lema de este año es: ‘Mientras una mujer sufra de cáncer de mama no pararemos. Porque si se detecta a tiempo puede curarse’. Con esto queremos concienciar a las mujeres a acudir a las revisiones periódicas del cribado de cáncer de mama; acudir a las campañas de detección precoz cuando son convocadas.

    http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/10/15/oncologia/1350319746.html

  10. Alboka permalink
    octubre 20, 2012 10:01

    El cáncer de mama en hombres se diagnostica demasiado tarde

    Ilustración: Raúl Arias

    MARÍA VALERIO
    MADRID.- El cáncer de mama en hombres, que también lo tienen, suele diagnosticarse demasiado tarde, cuando la enfermedad ya está en fases avanzadas. Un gran estudio italiano ha analizado los casos de 146 varones con esta enfermedad tratados en 12 hospitales diferentes entre los años 1990 y 2007 y ha llegado a la conclusión de que a menudo se produce un retraso injustificado en el diagnóstico.

    Porque, como admite la autora principal de este trabajo, Marina Garassino, de la Universidad de Milán (Italia), “cuando un hombre nota que tiene un bulto en el pecho, no piensa que pueda tener cáncer de mama. Y a menudo su propio médico tampoco”. Sus resultados se acaban de dar a conocer en la conferencia de cáncer de Lugano (Suiza) que celebra anualmente la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO).

    Como explica Garassino a elmundo.es, ésta es probablemente una de las mayores series retrospectivas sobre cáncer de mama en hombres. Desde Lugano, esta especialista reconoce que sus resultados son muy similares a los de otros trabajos previos sobre este mismo tema: “Hemos visto que el pronóstico de los varones es algo mejor que el de las mujeres con cáncer de mama, aunque el problema es que en ellos la presentación de la enfermedad se produce más tarde debido al retraso en el diagnóstico”, explica.

    En su análisis, los investigadores observaron que el 50% de los pacientes eran diagnosticados cuando el cáncer ya había alcanzado los ganglios linfáticos, un hecho que aumenta el riesgo de que la enfermedad se propague a otras partes del organismo y empeora su pronóstico.

    Además, cuando analizaron las características del tumor, observaron que el 73% de ellos eran hormono-dependientes, es decir, respondían tanto a la acción de los estrógenos como de la progesterona para su crecimiento (“una proporción más elevada que en el caso de las mujeres”); y hasta un 49% de ellos expresaba en la superficie de sus células la proteína Her2, que se asocia con un mal pronóstico.

    A pesar de esta diferencia, el artículo subraya que ellos respondieron muy bien al tratamiento hormonal, “en algunos casos con mejor pronóstico que las mujeres”. Los pacientes tenían una media de 62 años (el más joven, sólo 38) y en la mayoría de los casos (133 de ellos) el primer tratamiento fue la extirpación quirúrgica de la glándula mamaria, es decir, una mastectomía. Después de eso, el 70% de ellos recibió además quimioterapia y hormonoterapia.

    Garassino admite que sus descubrimientos pueden tener alguna implicación práctica a la hora de intentar detectar precozmente esta enfermedad. “El cáncer de mama en hombres es una enfermedad rara”, matiza, de hecho, sólo el 1% de los cánceres de mama les afecta a ellos. “Pero sí recomendaría a aquellos que tengan varios antecedentes familiares de la enfermedad, que acudan al médico ante cualquier sospecha”.

    “La gente debe saber que la mayoría de los pacientes en nuestro ensayo sufrieron un retraso en el diagnóstico debido a que se malinterpretó el bulto que tenían en el pecho”, añade, “por lo que es importante que cualquier nódulo sea considerado sospechoso”. Además, como ella misma añade, entender mejor la biología de estos tumores masculinos permitirá que ellos también se beneficien de los últimos avances en fármacos personalizados.

  11. Alboka permalink
    octubre 20, 2012 10:11

  12. Alboka permalink
    octubre 20, 2012 10:18

    Laura PriceYorkshire lass kicking breast cancer in the ass
    RECIBIR ACTUALIZACIONES DE LAURA PRICE

    Me gusta
    4
    La cirugía de cáncer de pecho: un trozo de teta
    Publicado: 19/10/2012 08:05
    Reacción
    Sorprendente
    Inspirador
    Divertido
    Inquietante
    Caliente
    Loco
    Importante
    Raro
    Seguir
    Cáncer , Ciencia y Tecnología , Cáncer De Mama , Cáncer De Pecho , Día Internacional Del Cáncer De Mama , Salud , Tratamiento Cáncer De Mama , Noticias
    COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

    101
    17
    1
    Enviar este artículo
    Las reacciones a mi diagnóstico de cáncer de pecho fueron variadas. A riesgo de provocar otro Brickgate [una periodista británica, Samantha Brick, que causó escándalo con un artículo titulado ¿Por qué me odian las mujeres por ser guapa?], me parecía que tenía unas tetas bastante bonitas y me apenaba tener que perder la mitad de una. Pero un amigo estadounidense de 28 años me indicó enseguida el lado positivo de la situación con una frase muy considerada: “Por lo menos ahora puedes pedir que te las hagan más grandes, ¿no?”

    Una de mis mejores amigas, que se encontraba ya muy sensible porque estaba a punto de casarse (y seguramente pensó que la llamaba para decir que ya no podía ser su dama de honor), se echó a llorar de forma histérica por teléfono antes de que pudiera sacarle una palabra. Un colega un poco mayor se limitó a mandarme un correo con una frase: “Mejor que empieces a comprar colecciones de DVD entonces” (después ha seguido dándome ese mismo tipo de útiles consejos).

    Mi madre, bendita sea, asumió el papel de supermamá y de inmediato se puso a llamar a hospitales y amistades con cáncer para que nos dieran consejos y para organizar la logística. Voló a Dublín y me acompañó a hacerme el escáner que necesitaba para saber si el cáncer se había extendido a los huesos o algún órgano. El procedimiento consistió en que me dijeran que bebiese una enorme botella de líquido amarillo, no muy diferente al Sunny D, para que mis órganos brillaran. No sabía tan mal como parecía y la prueba en sí duró cinco minutos, con una máquina que zumbaba y me decía que contuviera el aliento durante unos segundos y luego lo soltara.

    Después del TAC, me pusieron una inyección con una dosis mínima de material radiactivo y luego me ataron a una cama, tapada con una manta, en una habitación muy fría, y me metieron en otra ruidosa máquina durante 25 minutos. Al acabar, las enfermeras me dijeron que no me acercara a embarazadas durante 24 horas porque todavía me quedaba un poco de radiactividad. Pensé que era un buen momento para sacar del armario mi camiseta que dice: “Es eléctrica” para que no se me aproximara ninguna.

    Unos días después, la emoción me atenazó al enterarme de los buenos resultados de las dos pruebas. Mi cáncer no se había extendido.

    El ordenador dice No

    En el momento del diagnóstico, acababa de trasladarme a vivir a Irlanda procedente de Argentina. No tenía verdaderos amigos en el país; solo a mi exnovio y su familia (que me ayudaron mucho) y los colegas de mi nuevo trabajo. Mis padres estaban en Yorkshire occidental, y mis mejores amigos estaban repartidos por Inglaterra, así que decidí mudarme a la casa en la que había crecido con mis padres.

    Me remitieron a Christie Clinic, el ala privada de un hospital de Manchester especializado en cáncer, y me pusieron en la lista para operarme. Por desgracia, mi empresa irlandesa había decidido cambiar de compañía de seguro médico justo a medianoche del día para el que estaba prevista mi operación y, para complicar aún más las cosas, mi carísima intervención en una clínica privada en el Reino Unido se consideraba turismo médico y la aseguradora irlandesa no tenía obligación de cubrirlo. Para cuando conseguimos reunir toda la información que nos pedía la primera compañía, no quedaban más que unas horas para que aprobaran un caso de turismo médico que, según decían, su Consejo tardaba 10 días en aprobar. Entonces comenzó la “Operación el ordenador dice No”.

    Tras unos tensos días de negociaciones e insistentes mensajes de correo electrónico y teléfono, hubo unas horas todavía más tensas de ruegos, peticiones y lloriqueos, y me asombró ver a mis padres, mis jefes, las dos compañías de seguros y el propio hospital llegar a un acuerdo. Exactamente un minuto después del límite de las cuatro de la tarde del viernes 29 de junio, cuando ya me habían inyectado la tintura azul en el pecho para que mis ganglios linfáticos fueran visibles, con la esperanza de que la operación se iba a realizar, llegó en efecto la autorización. Misión cumplida.

    Al día siguiente -solo una semana después del diagnóstico-, estaba en la mesa de operaciones de Christie en Manchester. Me pusieron anestesia general por primera vez en mi vida y me hicieron una escisión local pero amplia, que sirve para sacar el tumor más la zona que lo rodea, pero es mucho menos que una mastectomía.

    En una de las cartas de referencia de los médicos, vi que habían tachado “derecho” y habían escrito a mano “izquierdo” para indicar qué pecho había que operar, así que me alivió ver, al despertarme, que el cirujano no se había equivocado de lado. Me desperté en una lujosa habitación privada, casi de cinco estrellas, hasta arriba de anestesia y analgésicos, y me dispuse a disfrutar de té y bizcocho con mi mejor amiga, que es además la mascota de la oficina, la llama Oops (ver foto), pero lo vomité todo y volví a dormirme hasta la mañana siguiente.

    Los resultados de la operación fueron increíbles. Esperaba encontrarme con un seno ligeramente deforme pero me alegró ver que el cirujano había rellenado el hueco con un poco de tejido mamario (sigo sin entender cómo funciona y no estoy totalmente convencida de que no me cogiera la grasa de debajo de los brazos, pero no voy a detenerme en ello). Abrió cerca del pezón para que la cicatriz no fuera visible cuando llevase un vestido, y es impresionante. Parece como si una cría de tiburón me hubiera dado un mordisco, y me gusta pensar que todo lo que he pasado me va a dejar una huella visible.

    Pasé las cuatro semanas siguientes recobrándome de la operación, una recuperación relativamente indolora y sencilla. Lo más difícil era limpiar el resto de adhesivo del vendaje impermeable que me protegía la herida, y pasé más de una semana andando como una inválida, con el brazo izquierdo pegado al costado, por lo pegada que estaba. Un par de semanas después de la operación, recibí la maravillosa noticia de que los bordes alrededor del tumor estaban limpios de células cancerosas y no iba a necesitar más quirófano. El cirujano me confirmó también que el cáncer no se había extendido a los ganglios y que, por tanto, estaba más o menos curada. Fue un alivio inmenso que me permitió centrarme en estar sana para aguantar la quimioterapia y la radioterapia.

    El oncólogo me ordenó seis ciclos de quimioterapia en un régimen denominado FEC-T, o Fecked, como decidí apodarlo en honor a lo bien que estaban saliendo las cosas y mi amor de adolescente hacia el Padre Ted y todo lo irlandés. Las letras representan los cuatro fármacos diferentes del potente cóctel que iban a inyectarme en las venas cada tres semanas, con toda una serie de efectos secundarios desagradables como náuseas, la pérdida total del cabello y una reducción de la fertilidad. Cuando termine los cuatro meses de quimioterapia, me administrarán unas cinco semanas de radioterapia y entonces podré reanudar mi vida normal.

    Durante la primera revisión con el oncólogo después de la operación, la enfermera notó que todavía tenía el pezón azul, del tinte que me habían inyectado.

    “Sí”, respondí, “no termina de quitarse”.

    “Lo tendrás así unos seis meses más”, me aseguró el oncólogo.

    Ojalá hubiera sabido que no bromeaba…

    Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

    Seguir a Laura Price en Twitter: http://www.twitter.com/bigscaryCword

  13. Tomás QUE VIVAN LAS MUJERES permalink
    octubre 20, 2012 12:49

  14. El Moncayo permalink
    octubre 20, 2012 15:14

    Mi mente estaba dormida, despierta, era un bucle, despierto, dormido, despierto, iba y venía , lo veía real , estaba aquí conmigo a mi lado, metía mi brazo debajo de la sábana, la liviana tela era mi armadura, mi escudo protector, soñaba, le abracé y estaban las dos. Me quedé, ahora sí, dormido.

  15. octubre 20, 2012 15:48

    Hoy por hoy me siento una privilegiada por no haberme tocado de cerca esta puñetera enfermedad.
    Aunque se que, el diagnóstico temprano ha hecho que el cáncer y sobre todo el de mama se cure en una gran mayoría de las veces, no dejo de admirar cada día mas a tanta heroína anónima que está librando día a día una gran batalla para conseguir ganar la guerra….
    …Y se también que esta guerra es cruenta y difícil, tanto que nuestra querida Pilar y otras muchas quieren tirar la toalla antes de seguir haciendo frente a tan malvado enemigo….
    …A veces, afortunadamente cada vez más, se consigue ganar la guerra.
    Un abrazo enorme para todas las heroínas de este barco y…, para todas aquellas que nos visitan de vez en cuando.
    Por cierto, lo de los cuentos para explicar y para tratar de entender me ha encantado. Si para un adulto es tan difícil de aximilar…,¿cómo no va a ser para un niño?
    Si este pedagógico método favorece y ayuda en la difícil situación de hacer entender a los pequeños algo tan complicado de entender y asimilar por los adultos…, ¡¡¡bienvenido sea!!!

  16. octubre 20, 2012 15:58

  17. MEDIO PAN Y UN LIBRO permalink
    octubre 20, 2012 18:35

    Alocución de Federico García Lorca al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931
    “Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.
    “Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.
    “No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.
    “Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?
    “¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.
    “Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz”.

  18. Uxue Barcos permalink
    octubre 20, 2012 22:52

    La fecha del 19 de octubre es emblemática para millones y millones de mujeres en todo el mundo: es el Día Mundial del Cáncer de Mama. Llamamientos a las administraciones para que no vacíen de fondos los programas de prevención; a las mujeres en edad de mayor riesgo, para que no rehuyan las revisiones. Carreras participativas para sacar a la calle una realidad cada vez más extendida aunque no siempre suficientemente reconocida. Entrevistas, homenajes, estudios, testimonios…

    Todo vale y nada sobra en la lucha contra esta lacra indiscriminada, pero ahora quiero detenerme en las mujeres -en todas las personas- que hoy se enfrentan al diagnóstico o al tratamiento; tomarme un minuto y todo el tiempo del mundo para homenajear a quienes están mirando cara a cara al cáncer y recordarles aquello que yo no olvidaré nunca, que “esto se cura”. Quiero dejar dicha mi admiración por esas valientes que ahora sienten su cuerpo frágil, como de cristal, pero que no renuncian a recuperar todas las fuerzas para seguir en esto que es la vida.

    Y con ellas, quiero tomarme ese minuto largo para recordar, animar y agradecer a todos los que las acompañan. A todo ese cuerpo de especialistas de la sanidad que les están ayudando a caminar por un campo minado; a los más txikis de la casa, por ser tan inesperadamente fuertes ahora que los necesita su madre; a los más mayores, por ayudar a resistir este embate en la vida de una hija; y a las compañeras, y a los compañeros que en la intimidad más precaria aciertan con el calor de un gesto.

    A todas y a todos hoy el homenaje: a las valientes que están peleando y a quienes les acompañan en la pelea. Y con el homenaje, un compromiso: el de hacer de todos los días también un 19 de octubre.

    http://www.huffingtonpost.es/uxue-barkos/a-todas-las-valientes-y-a_b_1980539.html?utm_hp_ref=spain

  19. Pilar permalink
    octubre 21, 2012 12:10

  20. Tomás permalink
    octubre 21, 2012 12:14

  21. Alboka permalink
    octubre 21, 2012 16:54

  22. Alboka permalink
    octubre 21, 2012 16:58

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: